domingo, 25 de noviembre de 2007

Día Internacional para la eliminación de la violencia hacia las mujeres


En Sonora rebasa a autoridades violencia hacia las mujeres

No paran las agresiones a pesar de los programas institucionales

Silvia Núñez Esquer

Hermosillo, Son., 25 noviembre 2007.- Sonora es un Estado que se ha distinguido por ir a la vanguardia en legislación tendiente a favorecer el ejercicio pleno de la ciudadanía de las mujeres. El 80-20 o Ley de cuotas que protegía que ninguno de los dos sexos rebasara el ochenta por ciento de las candidaturas a puestos de elección popular, reafirmaba un espíritu protector del principio de que por lo menos el veinte por ciento fuera para uno de los dos sexos.


En 1996 se estableció en la Ley Electoral un artículo que señalaba la obligatoriedad de que ningún partido político postulara más de 20 por ciento de candidatos de un solo sexo, es decir, el piso y techo conocido como 80-20. Este fue el antecedente directo para dar paso a la ley 151 que garantiza la equidad, paridad y alternancia entre los dos géneros.


El 15 de marzo de 2004 la Ley 151 fue aprobada en el Congreso de Sonora después de que semanas antes el grupo parlamentario de Acción Nacional interpusiera una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación SCJN, al considerar que la aprobación de la reforma fue irregular. Esto convirtió a Sonora en el primer Estado de la República en garantizar la cuota 50-50 para mujeres y hombres. La ley que garantizaba la igualdad también fue objeto del intento de veto del gobernador Eduardo Bours al no publicarla en tiempo y forma, lo cual no prosperó ya que el ejecutivo estatal está imposibilitado para vetar reformas constitucionales.


Después vino la Ley de Prevención y Atención a la violencia intrafamiliar aprobada y publicada con el número 193 en diciembre de 1999. Con esto Sonora también se convertía en puntero en la protección de sus mujeres. Fue el propio gobernador Bours quien en marzo de 2006 propuso reformas a la misma, las cuales fueron aprobadas por el congreso local. Con las adhesiones, la violencia intrafamiliar se persigue de oficio por al menos seis meses, aunque la víctima otorgue el perdón, por lo que éste no surte efecto si el agresor no demuestra el compromiso de modificar su actitud en un semestre que tomará talleres de capacitación y tendrá que superar varias pruebas.


Sonora fue también el sexto Estado en contar con una Ley estatal de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. En pleno se aprobó el 11 de octubre pasado, sin que a la fecha haya sido publicada.


Aún y con este marco jurídico en esta entidad la violencia hacia las mujeres sigue estando por encima de la media nacional. Cifras reveladas por el secretario de Salud Raymundo López Vucovich contradicen las declaraciones de la titular del Instituto Sonorense de la Mujer quien asegura que la violencia hacia las mujeres bajó en casi once puntos en 2006, con respecto de la encuesta anterior de 2003 que hablaba de un 49 por ciento de mujeres que dijeron haber sufrido algún tipo de violencia en pareja.


El feminicidio no cesa


Del año 2000 a la fecha se han registrado 203 asesinatos contra mujeres, reveló Patricia Alonso Ramírez, coordinadora de la Red Nosotras Ciudadanas, por la no violencia hacia las mujeres. A partir de junio del 2000 en que se hizo el primer registro de asesinatos de mujeres, el panorama que han denunciado, no es nada favorable para la seguridad de las mujeres y de las niñas. “Cada día vemos en los medios de comunicación que una niña o una mujer ha sido violentada física, emocional, sexualmente, incluso en el patrimonio y económicamente”, aseguró Alonso.


Denunció que todos los tipos de violencia se están ejerciendo en contra de las mujeres y de las niñas. Es una situación muy delicada, muy preocupante en donde las justificaciones por parte de las autoridades no tienen cabida. “Yo estoy bastante molesta”, dijo al agregar que hay una molestia general cuando se dice que la violencia intrafamiliar bajó sus índices a partir de los resultados que arroja la Encuesta Nacional de las Dinámicas de las Relaciones de los Hogares Endireh 2006, cuando en Nosotras Ciudadanas ven que no es así en la vida diaria.


Cuestionó que Incluso la misma institución (INEGI) que aplicó la encuesta nacional del 2006 lo manifiesta, pues los resultados de esta encuesta de 2006 no pueden ser comparados con la del 2003 porque la metodología, los conceptos, la operatividad en cuanto a cómo se aplicó esta encuesta no es igual. Se incorporaron otros indicadores que diluyen la incidencia de la violencia en los tipos de violencia que tenemos hacia las mujeres. No es comparable, entonces no se puede estar diciendo por las autoridades que ésta ha bajado.

Lamentó que las autoridades se concentran en decir que ha bajado la violencia cuando las mismas autoridades dicen que en todo lo que va del 2007 se han presentado 278 denuncias de violencia sexual principalmente hacia las mujeres y niñas. Esto nos da un promedio de entre cuatro y cinco violaciones mensuales. “Eso es muy grave”, considerando que si le sumamos los asesinatos de mujeres, los feminicidios de este año, también es bastante deprimente.

Informó que en lo que va del 2007, se han presentado 26 casos de asesinato de mujeres, incluído el reciente en el municipio de Alamos en el que un esposo estuvo preso por intento de asesinato de su esposa, se fugó y directo fue a cumplir el homicidio para después suicidarse. Patricia Alonso considera que esta situación se está dando con mucha más saña, con mucha crueldad. La violencia es cruel, pero los métodos que están utilizando los hombres para agredir o asesinar a las mujeres, son con mucho más saña, más perversos y eso aterra principalmente a las mujeres, y nos da una sensación de que las mujeres no estamos siendo protegidas por el estado como el marco jurídico lo ha establecido, sentenció.

Denunció que no obstante se acaba de aprobar la Ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia para el estado de Sonora, ésta no ha sido publicada, ya tiene más de 40 días, y la Ley orgánica del Congreso del Estado menciona que debe ser 12 días a partir de la aprobación de las leyes en el congreso y ésta fue aprobada el 11 de octubre. Esto nos da una idea de la poca importancia que se le está dando a esa situación que priva en Sonora en relación a las mujeres que los marcos jurídicos van quedando en letra muerta, opinó la también ex diputada local.

Advirtió que ahora que el congreso del Estado entra a la discusión y el debate para la aprobación del presupuesto de egresos de 2008 de poder ejecutivo, espera y exige que exista o se apruebe un presupuesto etiquetado, suficiente para poder aplicar efectivamente esta ley de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, de otra manera va a ser muy difícil. “Vamos a seguir acumulando y acumulando marcos jurídicos que tienen toda la intención de prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres, pero si las autoridades no tienen la voluntad política para hacerlo, esto va a ser muy difícil”, señaló.

Descartó que el Instituto Sonorense de la Mujer tenga razón al asegurar que el índice de violencia hacia las mujeres ha bajado ya que en la violencia intrafamiliar van implícitos otros tipos de violencia como la patrimonial y la económica. La patrimonial no estaba considerada en la encuesta de 2003. Entonces, si diluimos aún más la información de lo que están aceptando las mujeres que fueron entrevistadas, entonces eso nos dice que no puede estar considerándose que la violencia intrafamiliar bajó, porque a final de cuentas existe, la violencia económica y patrimonial se da al interior de los hogares también.

No se puede comparar con el 2003 porque fue otro formato el que se utilizó y entonces esos 11 puntos en que supuestamente bajó, quedan de todas maneras dentro de los otros tipos de violaciones que tuvieron las mujeres en los hogares o fuera de ellos, porque ya se incluye la violencia en las escuelas, en el trabajo, todos estos indicadores que se agregaron a la encuesta del 2006 diluyen todavía más los resultados de esta encuesta.

Alonso Ramírez lamenta que la Ley de Acceso no sea entendida a cabalidad. Por ello explica que no se tiene una comprensión a cabalidad del espíritu de esta ley tan importante para garantizar la seguridad y la vida de las mujeres en Sonora. Incluso a nivel nacional tampoco se tiene esta claridad. Más bien creo que nuestras autoridades dieron cumplimiento a un ordenamiento general precisamente que viene de la ley general. No fue realmente porque estuvieran convencidos o porque hubiera una real voluntad política para impulsar y para promover esta ley en Sonora. Y en este sentido si no se tiene una comprensión de esta ley, va a ser muy difícil que se implementen por ejemplo el diagnóstico que tanto necesitamos, que se elabore el sistema nacional, etc.

Las contradicciones

Un informe se la Secretaría de Seguridad Pública reciente, revela que los delitos violentos en Sonora han aumentado. Entre ellos la violación a mujeres y niñas va a la alza. Durante octubre se tuvieron 36 denuncias por este delito. Aún así María Antonieta Meraz Directora del Instituto Sonorense de la Mujer, asegura que la violencia hacia las mujeres en Sonora ha disminuido, según resultados de la Encuesta Nacional sobre la dinámica de las relaciones en los hogares (Endireh), aplicada por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) por iniciativa del ISM, quien pagó los derechos para su ampliación.


Lo anterior en relación a los resultados de 2003 que ubicaban a Sonora en el primer lugar con 49 por ciento de mujeres que manifestaron haber recibido algún tipo de violencia por su pareja o ex pareja. Explicó que las cifras de 2006 ubican a esta entidad en el lugar número once al bajar este indicador al 39.7 por ciento. Especificó que en 2003 la violencia emocional se presentó en un 41.3 por ciento, y en 2006, 31.4. La violencia económica bajó de 31.8 a 24 por ciento. La física de 8.4 a 8.3 por ciento, y la violencia sexual de 7.1 al 6.3 por ciento.


El pasado 20 de noviembre el secretario de Salud llamó a desnaturalizar la violencia ante lo que aseguró es un aumento de las agresiones contra las mujeres, niñas y niños. Reveló que una de cada tres mujeres es víctima de agresiones físicas, emocionales y hasta sociales, lo cual se ha convertido en un problema de salud pública. “Es un problema de Derechos Humanos, equidad, género y seguridad” aseguraba.

Poco después dio a conocer que en el 2006 el sector salud de la entidad atendió mil 628 mujeres víctimas de violencia, mientras que en lo que va del presente año se han reportado mil 753, lo cual consideró se debe a las denuncias en torno a este fenómeno. Destacó que el grupo con más alto índice de maltrato son los niños de entre seis y 13 años de edad, con el 40 por ciento de los casos. Especificó que la prevalencia de maltrato entre las mujeres mexicanas es del 33 por ciento, mientras que en Sonora es del 44 por ciento, lo que coloca a la entidad por encima de la media nacional.


Delitos sexuales a la alza

En agosto del 2007 se daba a conocer que los delitos por acoso sexual habían disminuido lo cual se reflejaba en un registro de sólo cuatro casos denunciados. Un 42 por ciento a la baja se observó en las denuncias de enero a junio de este año en relación al año pasado. El Instituto Sonorense de la Mujer y la Comisión de Asuntos de la Mujer del congreso del Estado atribuyeron esto a la difusión de los derechos de las mujeres y las leyes que las protegen lo que parece haber dado resultado en Sonora, según notas periodísticas.

Este panorama tan halagador se ve rebasado por el aumento preocupante de violaciones sexuales, tanto dentro de los hogares como en la vía pública. Este año se han registrado 232 casos, tan sólo en octubre se denunciaron 36 y en septiembre 23. En Hermosillo el aumento fue de 63 en 2006 a 72 en lo que va de 2007, lo cual mantiene el semáforo en el rojo de “mayor a la media”. Esto según el rubro estadísticas de la página
www.todosporlaseguridaddetodos.gob.mx, de la secretaría de seguridad pública, donde se pueden consultar los indicadores por delito y el perfil delictivo del Estado de Sonora.

Por lo anterior, la Comisión de asuntos de la mujer del Ayuntamiento de Hermosillo, dio a conocer que a principios de diciembre se darían a conocer los resultados de caos de abuso sexual que no han sido denunciados y que se detectaron por medio de la aplicación de una encuesta a 936 personas. La encuesta aplicada en grupos cautivos por capacitación ha arrojado indicios de que hay una tendencia a la no denuncia ya que vistos al azar en un grupo de 25 mujeres y hombres , se detectó que 8 casos no se habían denunciado.

La impunidad como factor

Las razones pueden ser múltiples, pero hay una que destaca: y es que pese a los avances legislativos en materia de violencia contra las mujeres, en Sonora todavía existe un retraso en la atención a las víctimas y en la difusión de sus derechos, concluyó Amnistía Internacional (AI), en 2006 en su visita a Hermosillo para realizar una investigación y documentación de violencia y particularmente casos de feminicidio en Sonora.“Hemos visto aquí en Sonora que las mujeres no tienen información accesible sobre sus derechos, como ejemplo las medidas de protección a las que por ley deben de tener acceso”, resaltaba María Naredo.


Encontramos fallas en los diferentes puntos del itinerario de las mujeres, en el primer punto sería el de la falta de información de los derechos, dijo la representante de AI.Esas fallas al final se van conectando con otras fallas que hemos encontrado respecto a la atención en el caso de mujeres asesinadas, fallas en la investigaciones, dilaciones, trato inadecuado de los familiares, falta de acceso a los expedientes”, subrayó. Refirió que en Sonora el problema de violencia intrafamiliar se sigue atendiendo con “praáticas administrativas de regresar a la mujer a su casa o realizar conciliaciones o simplemente tomar nota que ha estado ahí la mujer, pero sin proceder de ningún otra manera”.

No hay comentarios: