miércoles, 18 de julio de 2012

La suerte de ser mujer


Margarita Bejarano Celaya*
Margarita Bejarano C.
Ante la posible confirmación de que Enrique Peña Nieto asuma la Presidencia de la República, se especula sobre la actuación protagónica de Angélica Rivera como “primera dama” del país. Aunque hemos votado para elegir presidentes y no para que sus parejas asuman facultades y actividades de interés nacional, el papel de las esposas de los presidentes ha estado marcado por responsabilidades impuestas o asumidas voluntaria y tácitamente. Las opiniones no discuten sólo las atribuciones implícitas –no constitucionales y no reguladas- de ser la pareja sentimental del hombre que tiene a su cargo la administración del país y al que legalmente se le confieren facultades para procurar el bienestar de la población, pero sí la pertinencia de que una mujer del espectáculo ocupe ese papel asistencial vinculado a la reproducción de valores tradicionales. Continúa información

*Doctora en Ciencias Sociales, El Colegio de Sonora

No hay comentarios: