martes, 16 de junio de 2015

A consulta directora del ISM

OPINIÓN  
Silvia Núñez Esquer

Claudia Pavlovich Arellano recibió ayer la constancia de mayoría de votos en la elección por la gubernatura de
Algunas de las propuestas
Sonora. Es un hecho, ella será la primera gobernadora del estado, tal como su madre fue la primera presidenta municipal de su natal Magdalena de Kino; primera presidenta municipal de la capital, Hermosillo; primera diputada federal suplente; primera diputada federal propietaria; primera senadora mexicana -junto con María Lavalle Urbina-,  y primera por Sonora. Toda una precursora de la participación política de las mujeres. Los  únicos puestos de elección popular que no ocupó  Alicia Arellano fueron el de gobernadora y presidenta de la República. Pronto su hija será la titular del gobierno estatal, en una suerte de completar esa carrera política que Arellano Tapia no logró.  Y aunque su hija Claudia no ocupó nunca una presidencia municipal, sí fue como ella, senadora de la República y de ahí saltó a la gubernatura. Ahora que tiene la constancia de gobernadora electa, llegó la hora de estudiar la realidad de las propuestas que hiciera esta candidata para implementarlas si resultaba ganadora. Más allá de las frases publicitarias de campaña, llegó el momento de que la ciudadanía tome el papel de monitor y contraloría ciudadanos. “Impulsar” y “promover” son los verbos que permean toda la plataforma electoral del partido que llevó a CPA a ser electa gobernadora. Lamentablemente eso significa que no garantiza que lo que promueva se lleve a cabo en la realidad pues depende de otros actores y factores. En ninguna parte de su propuesta de 133 páginas se utiliza el verbo garantizará.
  Continúa información

En CIMAC

No hay comentarios: