sábado, 6 de junio de 2015

Mi encuentro con la impunidad

Por: Silvia Núñez Esquer*
Cimacnoticias | Sonora.- 05/06/2015Siempre pensé en la posibilidad de ese avistamiento. Radicando en la
Marcia Matilde Altagracia Gómez Del Campo Tonella
misma ciudad lo probable es que tarde o temprano podría topar con alguna de ellas o ellos. En una tienda cualquiera, para gente de clase media, es posible encontrarse a personas comprando alimentos o los componentes de la comida que prepararán en breve. Son las 13:30 de un miércoles y a esa hora todavía quienes no prepararon la comida temprano, a veces a la carrera, a veces programado así, entran para adquirir sus productos. Se observan mujeres y hombres con las manos y los carritos ocupados por comestibles diversos. En la fila para pagar diviso a una mujer blanca, delgada, con el cabello recogido hacia atrás sin mayor arreglo ni en peinado ni en maquillaje. Es una mujer sencilla, austera en su vestir, discreta y su mirada es huidiza. Al observarla por más de dos segundos da la impresión de que tiene miedo a algo o que recordó algún pendiente relacionado con algo que busca a su alrededor. Una suerte de evasión de mirada directa, como escondiendo la parte del cuerpo que nunca cambia: los ojos. Por un segundo las miradas suya y mía se cruzan. Ella la evade inmediatamente. Mira al suelo, con levantamiento intermitente, nervioso. De inmediato me parece conocida. ¿Será o se parece? –me cuestiono–. Y es que ese rostro es difícil de olvidar. El gesto de aparente tristeza es notorio, particularmente las bolsas debajo de los ojos, como de un llanto prolongado o de noches privadas de sueño reparador.
  Continúa información

Leer en CIMAC

No hay comentarios: