miércoles, 6 de abril de 2016

El río está muerto, pero nosotros no: Pobladores del río Sonora

Reclaman mujeres al gobierno mexicano el abandono 
Silvia Núñez Esquer
Hermosillo, Sonora, 6 abril 2016.- No sólo no disminuyó ni se estabilizó el nivel de afectación en la
Luz María Domínguez Peralta
salud de las personas que radican en los pueblos del río Sonora, después del macro derrame de metales pesados en el agua del mismo, sino que aumentó exponencialmente, recrudeciéndose los primeros casos y brotando nuevos a medida que pasa el tiempo. Cáncer en la piel, deterioro en el riñón e hígado, son algunos de los problemas más sentidos. Un equipo de profesionales de la salud de Estados Unidos dio un reporte en esta ciudad, sobre el diagnóstico realizado en seis de los ocho puntos geográficos que conviven directamente con el cauce del ahora río de agua envenenada desde el 6 de agosto de 2014, por un macro derrame de sustancias químicas diversas, provocado por la ruptura de un contenedor en la mina Buenavista del Cobre concesionada a Grupo México, de Germán Larrea, ubicada en Cananea, Sonora. Guadalupe Poom Rentería, radicada en Ures, denunció que hay familias enteras que presentan síntomas de deterioro en su salud, ejemplificando con el hijo de una vecina de ella que padece síndrome de Down, Gabriel Bavichi Tarango afectado, “por una contaminación que él no se buscó”, por lo que se potencializa la necesidad de atención al haber adquirido padecimientos por la mala calidad de agua.  Continúa información

No hay comentarios: