sábado, 30 de julio de 2016

Es el patriarcado el que patalea

Silvia Núñez Esquer
En un desafortunado debut como opinante de cualquier tema, el nuevo arzobispo de Hermosillo Ruy
Rendón, siguiendo la trayectoria de su antecesor Ulises Macías quiso opinar sobre temas que no le competen. Se aventuró a afirmar que la homosexualidad es una enfermedad y como algunas otras tiene un remedio. “Conozco a un sacerdote que es experto en acompañamiento en madurez humana, doctor en Psicología, él asegura que con tratamiento y terapia la persona puede cambiar su situación y la tendencia, y yo le creo”, declaró a un medio local. Con esa afirmación Rendón se pronunció a favor de una parte de la sociedad que está haciendo todo lo posible porque la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, que amplía derechos a todas las personas para celebrar su matrimonio sin restricción del sexo de los contrayentes, no sea aprobada. El Frente Nacional de la familia ya tiene otro aliado para seguir su cruzada, que pretende culmine en que dicha iniciativa se deseche y en cambio se apruebe la iniciativa que delimita la familia a padre, madre e hijos, limitando los derechos humanos contemplados en la Constitución, para todas las demás personas que no encuadren en ese esquema. La voz de Ruy Rendón es la que faltaba para cerrar el círculo de las cúpulas del poder, ya que el pasado 17 de mayo la gobernadora de Sonora Claudia Pavlovich, ya se había pronunciado afirmando que en “su” estado el matrimonio es entre hombre y mujer. Con la opinión del arzobispo el conservadurismo a ultranza es avalado por gobierno y jerarquía clerical para avanzar en su pretendido retroceso hacia la limitación en el ejercicio de derechos de las personas que no concuerden con su paradigma de sociedad y de familia. Continúa información

No hay comentarios: