domingo, 7 de agosto de 2016

Aislamiento y pobreza en Bacanuchi

Epicentro del envenenamiento del Río Sonora conmemoró el segundo aniversario
Silvia Núñez Esquer
Bacanuchi, Sonora, 7 agosto 2016.- En Bacanuchi, Sonora hubo una fiesta, una fiesta a la solidaridad.
Es sábado 6 de agosto y la gente recuerda el segundo aniversario de macro derrame de metales pesados en el Río Sonora. Y es que Bacanuchi es el epicentro del desastre, ahí comenzó todo, y así como corre el agua río abajo, ahí empezó a correr la desgracia para los pueblos del río. Ejido perteneciente al municipio de Arizpe, el poblado cuenta con alrededor de 200 habitantes, según nos cuenta María Clara, mientras nos convida café preparado por ella misma en su casa. Bacanuchi es un lugar en donde las mujeres tienen un lugar preponderante como protagonistas de las decisiones. María Clara López Rodríguez, es comisaria municipal así como María Rosa Vázquez, es Secretaria del comisariado ejidal. Mi función es ver que todo esté bien en el pueblo, resolver los problemas y si hay cualquier situación, solucionarla y si es más grave, llevarla a Arizpe para que allá determinen qué hacer, dice con firmeza María Clara, poseedora de una decidida voluntad para resolver. Un grupo norteño toca para acompañar la comida abundante que han preparado las mujeres para agasajar a quienes les visitan de Hermosillo, Ures, Baviácora, Arizpe, Aconchi, así como periodistas corresponsales de medios nacionales e internacionales que van a dar cuenta del estado en que se encuentra una de las poblaciones más afectada por el macro derrame de 40 millones de litros -40 mil metros cúbicos-  de solución de cobre acidulado en el río Bacanuchi y río Sonora. Continúa información
Galería de IMÁGENES
 Videos relacionados:
  


No hay comentarios: