miércoles, 23 de agosto de 2017

Dios los hace y ellos se juntan: Primera Plana

María Dolores Rodríguez Tepezano*
Existe en Hermosillo un medio impreso llamado Primera Plana, bajo la dirección de Francisco Ruíz Quirrín.
Voy a contar una historia que documentan con rigor el Archivo Histórico y la Hemeroteca de la
Universidad de Sonora, así como un gran número de libros publicados en México sobre grupos
Silvia Núñez E. Foto: Cruz Teros
fundamentalistas involucrados con movimientos sociales. Fundamentalistas, nombre que recibe la corriente religiosa o ideológica que promueve la interpretación literal de sus textos sagrados o fundacionales (por encima de una interpretación contextual), o bien la aplicación intransigente y estricta de una doctrina o práctica establecida. Por lo que considera un determinado libro, como autoridad máxima, ante la cual ninguna otra autoridad puede invocarse y la cual incluso debería imponerse sobre las leyes de las sociedades democráticas1
En 1968 aparece por primera vez en Sonora la organización Movimiento  Mexicanista  de Integración Cristiana, MMIC, cuya existencia fue única en Hermosillo, la capital del Estado. Entre las características de la organización y sus miembros, sobresalen dos de ellas que rigieron su vida pública, fueron mujeres y hombres católicos y anticomunistas. 
Algunos de sus jóvenes miembros pertenecían a familias en las que destacaba la participación de algún sacerdote. Este movimiento de enorme influencia cristera intervino en los movimientos sociales de aquellos años en Hermosillo, básicamente en los movimientos estudiantiles que fueron eco y reproducción del contexto nacional e internacional que se vivía, las protestas nacionales en defensa de la democracia y la educación pública, laica y gratuita.2   

No hay comentarios: